¡Descubre la reveladora historia de cómo logré salvarme de una peligrosa cirugía, y de terminar con años de dolor de espalda crónico  con

SÓLO UN SORPRENDENTE ESTIRAMIENTO!



Sólo tenía 12 años la 

noche en la que pensé

que iba a morir…

...en lo profundo de la noche 

en el Desierto de Nuevo México.

Estaba paralizada, rodeada

de cristales destrozados…

recuerdo contar cada uno de mis respiros…

 preguntándome si alguno de ellos sería

el último en mi vida. 

Esa noche luché por mi vida, y no tenía idea de que la pesadilla estaba recién comenzando...  


...pues los eventos de esa horrible noche regresarían quince años después para intentar destrozar mi vida,   mi matrimonio, mi carrera,   y mis esperanzas de   empezar una familia.

Aún se me pone la piel de punta cuando pienso en lo que estoy a punto de decirte…

...porque esos dramáticos eventos me llevaron al más inesperado milagro.

Cuando me encontré con este sorprendente estiramiento que eliminó por completo mi dolor de espalda… ¡justo a tiempo  para salvarme de una peligrosa, costosa y potencialmente mortal cirugía!

Este estiramiento poco conocido no sólo eliminó mi dolor de espalda, la ciática y la rigidez… fue sólo el inicio de una rutina de 10 minutos que puso el fin a mi eterna lucha con:

El aumento de peso
Depresión
La ansiedad
El insomnio
La acidez

Y, más sorprendente aún, esta pequeña y simple rutina también terminó tonificando mi estómago, mis caderas y mis muslos más rápido que cualquier otro agotador entrenamiento en el gimnasio.

Nunca hubiera imaginado que esta rutina de 10 minutos le evitaría a mi cuerpo años de dolor, ¡y que cambiaría mi vida por completo!


Hola, soy Emily.

Y quiero que sepas que, si alguna vez te has sentido apresado dentro de tu cuerpo, por culpa del dolor, la rigidez o las bajas energías, no ha sido tu culpa, y que no mereces vivir de esa manera. Pero… puede sucederle absolutamente a cualquier persona

Verás, trabajé por más de una década como experta en fitness, enseñando de todo, desde Yoga y Pilates hasta entrenamientos personales y grupos de fitness, en los más prestigiosos estudios y gimnasios del país. Tenía las más renombradas certificaciones y entrenamientos de la industria del fitness… estaba en la mejor forma de mi vida… pensaba que mi cuerpo era indestructible. Pero incluso con toda esa experiencia…

...no tenía idea de que iba por la vida con una falla oculta en lo profundo de mi cuerpo, que surgiría inesperadamente y me opondría de rodillas en el más tremendo dolor… deteniendo por completo mi vida entera.

Si alguna vez has sentido dolor severo, sé que no tengo que explicarte cómo puede tumbarte al suelo y dejarte completamente indefenso.

Y si sufres de rigidez o de dolores ocasionales… debes saber que están en un gran riesgoasí que presta atención porque te mostraré algo sorprendente que haces cada día, sin saberlo, y que sabotea tu cuerpo, profundizando tus propias fallas ocultas.

Estaba tan desesperada por recuperar mi vida, que gasté miles de dólares e incontables horas probando con cada tratamiento que fuera posible… quiropraxia, fisioterapia, masajes… incluso acupuntura. Pero nada me hacía sentir siquiera cerca de lo normal.

Pensé que ya no tenía salvación, en verdad temía por mi futuro porque creí la mentira del cuidado de la salud – la mentira en la que muchos creen, la que nos dice que nuestros cuerpos simplemente están condenados a empeorar conforme envejecemos.

Pero ahora soy la prueba viviente de que, con esta nueva información que estás a punto de aprender aquí mismo en este video, es posible no sólo eliminar el dolor… ¡sino también sentirte mejor de lo que lo hayas hecho jamás!

Y sé que suena radical, porque nunca hubiera imaginado que podría sentirme así de fuerte, flexible y llena de energía otra vez… después de haber sobrevivido de milagro a un momento casi fatal que quebró mi cuerpo más allá de lo imaginable… y todo comenzó con este sorprendente estiramiento que alivió mi dolor de espalda y mi rigidez naturalmente…

sin inyecciones ni cirugías… sorprendiendo por completo al equipo médico que lo había intentado todo para tratar de ayudarme.

Si no fuera por este inusual estiramiento aún tendría dificultad para siquiera moverme… sin mencionar poder seguirles el paso a mis dos dulces pero algo bulliciosos hijitos.

No importa cuántos años tengas ni cuál sea tu condición: desde que descubrí el secreto al alivio natural del dolor de espalda…

He pasado años ayudando a otros, de todas las edades, a corregir sus fallas y superar el dolor, la debilidad, la ansiedad, la depresión y el aumento de peso…

Todo empieza con este sorprendente estiramiento que te ayudará a recuperar tu vida.


A lo largo de los años he seguir asombrándome con un curioso descubrimiento: la misma rutina que salvó mi cuerpo hace muchos años, cuando estaba en mis veintes, ¡funciona aún mejor para las personas de más de 40 años! .!...

¡Podrás comprender por qué todos están tan emocionados con este descubrimiento, que es la clave para mantener sus cuerpos jóvenes! Escúchalo tú mismo:

¡Ahora podrás comprender por qué sé que el dolor no es una parte inevitable de envejecer! Y ya nunca más tiene por qué ser parte de tu vida. Nunca más.

Si hace tiempo luchas con el dolor y la rigidez, quizás te estés culpando a ti mismo, preguntándote

"¿Qué es lo que estoy haciendo mal?"…

Ciertamente eso es lo que yo hice… pero créeme cuando te digo que, lo que estoy a punto de decirte, eliminará esa culpa… para siempre.

A pesar de los miles de millones gastados en médicos, visitas al hospital y drogas… el 80% de los norteamericanos sufre de dolores de espalda o dolor crónico.


Eso es porque la mayoría de los tratamientos médicos no detienen la causa oculta del dolor - esas fallas internas que destruyen silenciosamente tu salud, y te dejan vulnerable a lesiones, degeneración prematura de discos o de articulaciones, y un debilitante dolor de espalda.

Esas  fallas pasan inadvertidas al principio, crecen lentamente, profundo dentro de tu cuerpo.

Y pueden hacer su aparición en el momento menos esperado… estirándote para alcanzar algo mientras conduces, o simplemente levantándote del sofá… una actividad que parece tan simple puede ser el inicio de tus fallas haciendo erupción… sin ninguna advertencia.

Así que presta atención, porque estás a punto de aprender algo sorprendente que estás haciendo cada día, sin saberlo, y que está poniéndote a riesgo… y también sabrás qué puedes hacer al respecto.

Tengo que hacerte una advertencia: puede que te asombres cuando aprendas cuán fácil puedes borrar el daño y evitarte años de dolores incapacitantes y problemas de salud crónicos como el aumento de peso, la ansiedad y la fatiga… y todo sin doctores ni medicamentos.

Así que asegúrate de no perderte ni una palabra, porque te revelaré los tres errores más comunes que todos cometen al intentar terminar con su dolor de espalda. Estos tres errores catastróficos son tan destructivos para tu espalda, que debes dejar de hacerlos 

de inmediato si quieres ahorrarte años de agonía, y miles de billetes en gastos médicos inútiles.

Estás a punto de descubrir cómo puedes retomar el control de tu salud y terminar naturalmente con tu dolor de espalda, allí donde estás sentado.

Así que sigue leyendo, porque querrás comenzar cuanto antes con esta rutina inusual, desde donde sea que estés, para comenzar a  corregir naturalmente tu dolor de espalda para siempre, tonificando al mismo tiempo tu  estómago, caderas y muslos. Y sin sudar una gota.

Y sé que estarás tan sorprendido como lo estuvieron mis clientes, cuando aprendas  un exclusivo estiramiento que puede detener el dolor de ciática rápidamente, sin una dolorosa y costosa cirugía.

Esto es lo que algunos de ellos dicen…

Podrás comenzar a imaginar cómo te sentirás al moverte fácilmente, con energía otra vez… sin el dolor y loa rigidez que ha estado acosando tu espalda. ¿Qué pasatiempos retomarás? ¿Dónde viajarás? O, damas, quizás simplemente elijan volver a pintar las uñas de sus pies.

Los resultados como esos son la razón por la que he dedicado mi vida entera a ayudar a otros a descubrir el secreto para un cuerpo libre de dolor, que amarás.

Y, para honrar este método inusual y poderoso, tuve que tomar un gran riesgo, y dejar la seguridad de mis prestigiosos trabajos en el mundo del fitness y en elegantes gimnasios.

Verás, mientras que esta rutina simple y calmante es genial para ti, no lo es para las grandes cadenas de fitness…

Eso es porque no requiere de mucho tiempo ni de complicados equipamientos. Puedes hacerlo casi en cualquier sitio, incluso allí donde estás sentado.

Los gimnasios no podrían cobrar sus costosísimas inscripciones y las tarifas por entrenamientos por algo que puedes hacer en tan sólo unos pocos minutos.
Después de casi perder mi vida tan joven, supe que la vida era demasiado corta para poner preferir el dinero a las personas.
Así que me arriesgué y abandoné la industria del fitness con sus abultados pagos
y empecé a enseñar esta rutina a grupos de personas en el sótano de mi iglesia.
En cuanto comenzaban a experimentar los resultados de mi método, este secreto a voces se expandió como un reguero de pólvora.
Personas de todas clases y edades llegaban en oleadas, semana tras semana, mes a mes… acompañados de amigos y familiares… incluso desconocidos que encontraban en sus vidas.
Antes de que me diera cuenta, ya lo habían comentado en las noticias, y el reguero creció aún más, mientras mis clientes lo presumían cada día a más amigos y seres queridos de todas partes… en especial mis estudiantes mayores a 40 años, que se sentían más jóvenes que nunca antes. Personas de todas partes del país, a quienes no conocía, pedían mi ayuda.
Pero, como ocupada mamá de dos niños, no siempre tenía los recursos para cumplir con sus pedidos tan pronto como quería hacerlo. Verás, dar a conocer una información como esta a las masas cuesta mucho dinero, más del que piensas.

¡Pero hace poco sucedió algo asombroso!

Mi programa fue descubierto por un importante jugador en la industria del fitness, quien de hecho comparte mi pasión por ayudar a los demás… uno de los chicos buenos. Tras haber experimentado los resultados en su propio cuerpo, me dijo “¡Emily, tenemos que dar a conocer esto a más personas, YA MISMO!”.

Gracias a su generosidad y su confianza en mi método, recibí esta oportunidad única de llegar a tantas personas como me es posible, con este video gratuito online. Y no quiero desperdiciar ni un minuto, así que vayamos ahora mismo a conocer el secreto para vivir una larga vida, libre de dolor.

No encontrarás esta información en ningún otro sitio.

Así que por favor presta mucha atención porque estoy a punto de advertirte sobre  algo que has estado haciendo cada día, sin siquiera saberlo, y que está causando fallas silenciosamente dentro de tu cuerpo.

Y no querrás perderte de lo que tengo para decirte sobre los

tres errores comunes

que haces al intentar detener tu dolor, pero que en verdad lo están empeorando. Evitar estos tres errores te ahorrará años de dolor, frustración, y dinero mal gastado.

Si estás viendo esto, sé que te motiva ponerle fin a tu dolor y empezar a vivir la vida plenamente, otra vez. Yo también se lo que es sentir dolor, estar desesperada por encontrar ayuda, y no poder recibirla lo suficientemente rápido. 

Después de tantos años aún puedo recordar la sensación del impacto, como ondas por dentro de mis huesos, cuando quedé cegada por los faros al frente de un camión que nos chocó. Sólo 12 años de edad… eso es lo último que recuerdo antes de quedar inconsciente.

Cuando al fin desperté, dentro de un coche destrozado, apenas si podía abrir mis ojos, por la sangre que chorreaba en mi rostro.

La pequeñita en el asiento delantero, a quien recién había comenzado a cuidar ni 10 minutos atrás, lloraba llamando a su mamá, para despertarla. Pero su cuerpo había quedado mutilado, sujeto a su asiento… su rostro completamente apagado girado hacia mí.

Intenté abrir la puerta del auto y correr en busca de ayuda, pero mis piernas no se movían.

Estaba atrapada dentro de mi cuerpo roto y maltratado, y sabía que mi tiempo estaba agotándose. Confundida y aterrorizada… comencé a entrar en pánico.

Al fin llegó la ayuda, y los doctores de Trauma y Emergencias trabajaron a contrarreloj en nosotras tres durante toda la noche. Contrariamente a lo que creían, las tres sobrevivimos a ese accidente casi fatal… pero el accidente en sí mismo fue sólo el inicio de la pesadilla.

Pasaron meses de rehabilitación cuando al fin recibí el alta médica; mi cuerpo estaba aún frágil, adolorido y sensible. Eventualmente, las cicatrices en mi piel comenzaron a sanar, pero el dolor y la rigidez en mi espalda, caderas y rodillas sólo iban empeorando.

Para cuando comencé la secundaria odiaba usar mi pesada mochila cada mañana, y apenas si podía dormir por las noches… giraba sin parar, sintiendo dolor y rigidez sin importar en qué posición me acostara. 

Mis amigas salían y se divertían como nunca, y yo no podía seguirles el ritmo.

Y déjame decirte algo… aún me cuesta hablar de eso. En la noche de la celebración de la promoción de mi primer año, tenía tanto cansancio y dolor que pasé la noche entera sentada a un lado… viendo a mi cita bailar con otra chica.





Odiaba a mi cuerpo por arruinar mi vida. Fue entonces cuando simplemente decidí renunciar a todo. Mientras el resto de mis amigos iba a juegos de fútbol y a fiestas, yo elegía quedarme en casa y tumbarme en el sofá toda la noche,alimentando mi dolor, comiendo para abatir el aburrimiento y la soledad alimentando mi dolor, comiendo para abatir el aburrimiento y la soledad. 


No pasó demasiado tiempo hasta que comencé a subir de peso, y mi confianza cayó aún más.

Para el fin de la secundaria tenía 13 kilos de sobrepeso, y odiaba la idea de ir a la universidad.


Tenía pudor de mi cuerpo y estaba desesperada por perder peso, así que me decidí por hacer ejercicios a pesar de mi dolor de espalda. Al principio tenía pudor de mostrar mi rostro en un gimnasio – iba a las 5 de la mañana, cuando los demás aún dormían. ¡Estaba tan triste!


Comencé a caminar en la cinta… muy lento al principio… temiendo que mi dolor empeorara… ¡Pero me asombré de notar que, cuanto más movía mi cuerpo, más cedía el dolor!

¡Pero me asombré de notar que, cuanto más movía mi cuerpo, más cedía el dolor! Por primera vez en años podía sentarme toda una clase sin molestias, e ir a fiestas universitarias con mis compañeros. ¡Ejercitaba más y más, y me enamoré por completo del fitness y de cómo me estaba devolviendo mi cuerpo y mi vida cada día!

Pero no sabía de las peligrosas fallas que aún llevaba dentro mío, muy profundo por debajo de la superficie… En verdad pensaba que había descubierto la clave para una vida libre de dolor y con salud gracias al fitness.


Me gradué de la universidad y continué mis estudios… sumando entrenamientos personales y certificados en todo, desde Yoga y Pilates hasta Entrenamiento Personal y Ejercicios Grupales. Para cuando tenía 24 años, fui contratada para enseñar en uno de los clubes de fitness más renombrados de Chicago, y pronto tenía mi reputación – era conocida como la dura entrenadora que podía hacerte ‘sentir la quema’ como nadie más. Mi reputación pronto se dio a conocer, y recibía pedidos para dar clases en gimnasios y estudios de todo el país.

 ¡No podía creer que esa fuera mi vida! Tan lejana a mis tristes, solitarios y dolorosos años de la adolescencia. Pensé que al fin lo había logrado… una carrera a la que amaba, recién casada con el hombre de mis sueños, emocionada al máximo por comenzar una familia.



Pero… no tenía idea de que todo eso podía terminar en sólo un momento… cuando la devastación golpeó, y me encontré de pronto en la mesa de operaciones, temiendo perder esa vida que siempre había soñado. Por segunda vez antes de cumplir 30 años. Y esta vez era aún peor que la primera…


Porque, aunque yo pensaba que estaba en la mejor forma de mi vida, mi cuerpo conservaba esas peligrosas fallas en mi interior… muy profundo, ocultas por debajo de la superficie.


Aunque había sobrevivido a ese accidente caso fatal hacía muchos años atrás, no tenía idea de que mi cuerpo había estado bajo ataque cada día desde entonces… y por algo aún más atemorizante.

De hecho, la mayoría de las personas no sabe que están siendo atacadas… cada uno de nosotros… cada día.

Y lo más asombroso es que no importa si eres un atleta de clase mundial o una patata de sofá, tu cuerpo está en riesgo… y no es tu culpa… no estás haciendo nada mal.

Es por un enemigo silencioso que ataca tu cuerpo diariamente, al que no podemos evitar. Se lo conoce como Trauma Repetitivo. Afecta a todas las personas, aunque la mayoría ni siquiera lo haya escuchado nombrar. Es más común que los accidentes del coche, las lesiones deportivas e incluso los resbalones y las caídas, y el daño puede ser aún más devastador… tumbándote al suelo de dolor, llevando tu vida a un freno total.

Si alguna vez te has culpado por tu condición o preguntándote qué hiciste mal, es tiempo de que dejes de abatirte ahora mismo. Por favor escúchame cuando te digo esto no hay manera de evitar el estrés que el Trauma Repetitivo ha estado causando en tu cuerpo.

Eso se debe que el Trauma Repetitivo proviene por vivir nuestras vidas modernas. Los inevitables avances en la tecnología que están maltratando tu cuerpo. Todo, desde el coche que conduces, el ordenador en el que trabajas, incluso enviar mensajes con tu  móvil está causando estragos en tu cuerpo, causando daño interno casi cada minuto de cada día.


Así que incluso si haces tu mejor esfuerzo por poner en gran forma tu cuerpo, sigues siendo atacado por el trauma repetitivo que causa una peligrosa condición de salud llamada Síndrome Cruzado.


El Síndrome Cruzado crea fallas, o zonas de vulnerabilidad, por los desequilibrios musculares y las distorsiones posturales que empujan la pelvis y la columna fuera de su alineación natural y saludable.


Sin una alineación estable, tus discos son mucho más vulnerables, tus nervios se pinzan, tus articulaciones se maltratan, y todo tu cuerpo está bajo un constante estrés.


Es por eso que puede hacer algo tan simple como tomar un plato de la lavadora y, de pronto, sientes que tu espalda se pone en tu contra. El daño del trauma repetitivo y del síndrome cruzado ha estado
acumulándose por años, simplemente no sabes cuándo atacará.


¡Pero aún hay esperanza! Tu cuerpo quiere regresar a su alineación natural, aunque no sabe cómo hacerlo.

Piensa en tu cuerpo como una máquina que se repara a sí misma, y una vez que conozcas esta inusual rutina para “encenderla”, te sorprenderá cuán rápido comienza a borrar los daños y regresar a su equilibrio.

Y puedes lograrlo todo en unos pocos minutos, sin costosos entrenamientos ni citas médicas que ocupan todo tu día. No mereces vivir en el miedo de alzar a tus hijos o nietos, ni de ponerte de pie o de bailar en una boda.

Sé que ansías patear el dolor fuera de tu vida, y podrás hacerlo desde el mismo sitio en el que estás ahora, en una silla, en el sillón, incluso al borde de tu cama.

Primero, no quiero perder ni un minuto más, y advertirte de los tres catastróficos errores que debes dejar de hacer con respecto de tu espalda.  


Cuando el dolor de espalda ataca veo a muchas personas
hacer estas cosas, incluso yo misma las hice durante años, sin saber que sólo estaban empeorando las
cosas.

Error #1: Estirar los músculos incorrectos, en las maneras incorrectas.

Cuando sentimos dolor, nuestro cuerpo nos envía señales confusas constantemente.

La zona donde sentimos el dolor usualmente no es la zona que está causando el dolor. Así, a menudo las personas piensan que deben estirar una zona cuando, en verdad, estirar el músculo adolorido puede empeorar el dolor a largo plazo.

Por ejemplo, cuando tus hombros se sienten rígidos y adoloridos… probablemente instintivamente los estires. Pero esto es una de las peores cosas que puedes hacer… ¡porque el músculo que está haciendo doler tus hombros está de hecho al frente de tu pecho! Pero la mayoría de las personas no sabe que estirar el pecho es la mejor manera de aliviar la tensión en los hombros.

Pero sin esta nueva información, sigues moviéndote de maneras que se sienten bien hoy pero que te darán más dolor mañana. No puedes confiarte en las señales de tu cuerpo, y necesitas conocer la secuencia precisa para aliviar el dolor para siempre.

Error #2: Intentar combatir el dolor de espalda fortaleciendo los músculos de tu espalda.

Muchas personas llegan a mí con dolor de espalda, y lo que suelen decir más a menudo es “creo que necesito fortalecer los músculos de mi espalda”. Pero la vasta mayoría de las veces, los problemas de espalda no son causados por una espalda débil, ¡sino que resultan por un núcleo débil! Cuando tu núcleo está débil, tu espalda baja tiene que exigirse y se tensa para poder hacer todo el trabajo. Así que lo último que quieres hacer es hacerla trabajar aún más.

Si quieres evitar el dolor de espalda, de caderas y de rodillas, y mejorar drásticamente tu postura y tu salud, ¡el secreto está en tu núcleo!

Y no te preocupes, no necesitas tener esos 6 abdominales bien marcados como los de las estrellas de las películas para ayudar a tu espalda. Nadie tiene el tiempo para hacer cientos de abdominales cada día. Y, de hecho, muchos de estos ejercicios estandarizados y desactualizados son ineficientes… y riesgosos para tu espalda.

No creerás cuán fáciles son estos innovadores movimientos fortalecedores del núcleo que tengo para ti, que podrás hacer en cualquier momento y lugar. Incluso ahora mismo, en tu silla.

Error #3: Descansar tu espalda.

La mayoría de las personas piensa que, si tiene dolor de espalda, necesita descansar. Pero la más reciente investigación médica ha descubierto que el descanso prolongado rigidiza aún más los músculos de tu espalda, y también los debilita más. Esta debilidad lleva a mayor tiempo de recuperación, o peor aún, más daño.

Ahora, no estoy diciendo que deberías correr una maratón, ¡sino que una adecuada secuencia de movimientos suaves hará que tu espalda se recupere mucho más rápido!

Y soy la prueba viviente de que esta gentil técnica funciona, porque cuando estaba casi paralizada por el dolor, ya adulta, no había manera alguna en la que pudiera hacer alguna clase de movimiento exigente. Ni siquiera podía ir al gimnasio.


Si tan sólo hubiera sabido de estos sorprendentes estiramientos años atrás, siquiera unos meses antes, no hubiera estado tan cerca de perderlo todo.

Cuando tenía 28 años quedé frente al cirujano por segunda vez en mi vida…


...esta vez no estaba sangrando, no había máquinas ruidosas, no había aterrorizadas enfermeras corriendo de aquí para allá intentando salvar mi vida… sólo una sala estéril, con una luz de neón y un doctor sin expresión en su rostro, leyendo mi historia médica sin un ápice de compasión.

Sus palabras me golpearon duro…

“¡Debemos llevarte a cirugía cuanto antes!”

Apenas si podía creerlo. Era tan joven, estaba tan saludable. ¿Cómo podía ser esto posible?

Siguió hablando, y todo empeoró. La cirugía que sugería no garantizaba ayudarme, incluso había riesgo de que no saliera de ella con vida.

Le pregunté si había una alternativa menos invasiva, pero su respuesta fue un “No” frío y definitivo.

Cuando volví a mi piso, mi esposo me estaba esperando pero yo no pude contarle las malas noticias. Verás, la visita al cirujano era mi último esfuerzo.

Hacía casi un año atrás había dañado mi espalda en el trabajo, y apenas si había podido moverme desde entonces… hasta había dejado de trabajar a tiempo completo.

Seguía esperando que el dolor desapareciera, pero estaba aferrando a mi espalda con fuerzas. luego de meses de tratamiento de quiropraxia, acupuntura y masajes… no había ninguna mejora.

Las citas médicas me llevaban muchas horas y empezaban a causar daños en mi relación con mi esposo.

Habíamos estado intentando ahorrar dinero para comprar nuestra primera casa, pero había estado desempleada por meses, y nuestros ahorros estaban disminuyendo rápido, mientras los costos médicos seguían creciendo.

Y la peor parte es que nuestras esperanzas de iniciar una familia habían quedado en pausa, pues difícilmente podía cuidar de mí misma, mucho menos de un bebé. Estaba desconsolada.


Mi esposo intentó asegurarme de que todo estaría bien, pero sabía que él también estaba poniéndose ansioso.

No le dije a nadie entonces, pero me preocupaba pensar que algún día él se cansara de cuidar de mí, y que me dejara.

Ya no era esa mujer en forma, energética y feliz que él había conocido, y con quien había planeado pasar el resto de su vida.

Para ese entonces ya hacía más de un año que pasaba mis días recostada con geles fríos, evitando las vacaciones familiares porque los largos vuelos me resultaban muy dolorosos. Mi esposo seguía a mi lado, pero ya no reíamos juntos como antes, y yo sentía mucha culpa.

​​​​No quería que mi dolor lo frenara de vivir su vida como lo estaba haciendo con la mía.


Luego de las devastadoras noticias del cirujano, en verdad llegué al fondo del abismo.

Temiendo perder a mi esposo y la vida que amaba, me enfrenté a sólo dos opciones: arriesgar mi vida en la mesa de operaciones, o vivir el resto de mi vida incapacitada por el dolor.

Una noche estaba recostada en el sofá, comiendo helado directo del contenedor, viendo mi cuarta hora de programas viejos en la televisión, me di cuenta de que estaba justo donde había estado hacía tantos años atrás, profundamente deprimida y lista para renunciar a todo.

Ahora, me abochorna un poco decirlo, porque en general no soy una persona iracunda, pero en ese punto,
En verdad me fastidié.

Había pasado años estudiando el cuerpo humano, aprendiendo las mejores técnicas y formas, había hecho todo de acuerdo a lo que decían los libros.

¿Entonces por qué mi espalda seguía actuando en mi contra?

Buscando respuestas a lo que había salido mal, tomé mis viejos manuales de fitness de la biblioteca y me sumergí en ellos. Cubrí la alfombra de mi sala con libros y grandes ficheros de material sobre Yoga, Pilates, entrenamiento personal y grupos de fitness y me tumbé al centro, con mis geles fríos.

Esta vez los leí con un ojo más crítico, buscaba las fallas en la información. Y lo que descubrí me sorprendió. Cuando volvía a leer cada manual, y compararlos uno a otro, noté dos cosas:

Número uno: Ninguno de esos métodos estaba completo por su sola cuenta. Se enfocaban sólo en fortalecer, o sólo en estirar, lo que desequilibra el cuerpo y empeora las fallas.



Y número dos: cada estilo de fitness tenía ejercicios que no sólo eran una pérdida de tiempo, sino que directamente eran peligrosos para la espalda. Incluso haciéndolos correctamente, habían puesto una innecesaria exigencia en la espalda por años.

Pero, a pesar de mi frustración, sabía que estaba pasando algo por alto, había una razón por la que el fitness había aliviado mi dolor años atrás. Simplemente no podía identificar la pieza faltante del rompecabezas, y me estaba desilusionando.


Estaba desesperada por recuperar mi vida nuevamente, y una voz en mi interior seguía diciéndome que había algo mejor que la cirugía.

Desempleada… sin nada más que tiempo, y nada por perder… pasé el siguiente año volviendo a aprender todo lo que pensaba que ya sabía sobre el cuerpo humano.

Consulté con quiroprácticos, fisioterapeutas, masajistas, otros grandes entrenadores e incluso neuro- investigadores, esta vez no como paciente, sino como investigadora. Me entrevisté con ellos, les hice
millones de preguntas y – más importante aún...

...Comencé a leer entre líneas buscando el eslabón
perdido.

Buscaba las pistas para resolver el misterio de mi propio dolor, tomé todos los trozos de información de cada fuente individual y comencé a unirlos, usando mi propio cuerpo como laboratorio de pruebas.

Créeme, este fue un largo y frustrante proceso. Una de las cosas más difíciles que haya hecho.

Y debo admitir, hubo momentos en los que estuve muy cerca de renunciar y llamar al cirujano.










Pero un día, cuando investigaba la solución a mi dolor, ¡fue como si me alcanzara un rayo!

Luego de incontables horas de investigación, de prueba y error, me encontré con la secuencia precisa de 10 minutos que lo cambió todo.

Luego de un año de investigar y luchar algo al fin encajó, pude unir los cabos sueltos y lograr una poderosa ecuación.

Esta rutina que cambió mi vida fue la clave para destrabar mi salud y mi alineación naturales. Y por primera vez en más de un año, ¡estaba libre de dolor!


Al principio no pude creerlo. Seguía esperando cometer un error y volver donde había comenzado. Pero el tiempo siguió adelante, y me sentía cada día mejor. Y no sólo mi espalda estaba mejor, ¡sino toda mi vida!

Pasé de ser un estresado y controlador monstruo, a sentirme relajada y en paz.


Dormía profundamente la noche entera, en lugar de pasar horas en vela, preocupándome.


Mi estómago nervioso se calmó, y pude dejar de tomar los medicamentos de prescripción que había tomado años para el reflujo ácido.

La oscura nube negra de la depresión al fin se elevó, y comencé a hacer elecciones alimenticias más saludables.


Por primera vez en mi vida, ¡al fin sabía en verdad qué se sentía amar mi cuerpo!


Mis amigos y mi familia no podían creerlo. Luego de perderme la vida durante un año entero, ¡al fin estaba de regreso!

Podrás imaginar los rostros de mis seres más queridos cuando me vieron salir del sofá y volver a vivir la vida. No sólo seguir a los demás y sentarme a un lado en las celebraciones familiares y en los eventos sociales… ¡sino liderando la fila de conga!

Ahora ya comprendes por qué compartir este descubrimiento que cambió mi vida con los demás es una verdadera pasión para mí.

No hay nada más satisfactorio que ver a mis clientes repletos de dicha por sentirse más jóvenes, más felices, y más relajados.

Verás, este programa no se trata solamente de terminar con tu dolor de espalda. Se trata de recuperar tu vida. ¡El alivio al dolor es sólo uno de sus increíbles efectos secundarios!

También mejorarás tu salud general, tu postura, la movilidad, el equilibrio, aliviar el estrés, el humor y mucho más. sin mencionar que tonificarás tu estómago, caderas y muslos en el proceso.

Y todo sin píldoras, dolorosas alineaciones o costosos ​co- seguros. 


Todo comienza con la asombrosa rutina de 10 minutos ​De Vuelta a la Vida que puedes hacer en casi cualquier sitio – incluso sentado en tu oficina o cuando estés en la cocina – que destraba la capacidad natural de tu cuerpo para recuperar su alineación y sentirte más joven, más fuerte, y más flexible cada día.






Pero debo advertirte, si buscas un programa tradicional de ejercicios que enrosque tu cuerpo en toda clase de alocadas formas, o que te haga sudar a maresentonces este no es el programa para ti.

De hecho, nunca antes has visto algo como esto.

Este sistema te acompaña a través de exclusivos movimientos exactos, en una secuencia precisa, para reparar las fallas de tu cuerpo y sustentar la salud de la columna, aliviando el estrés y tonificando vientre, cadera y muslos al mismo tiempo.

Esta simple secuencia es la clave para destrabar naturalmente la sabiduría sanadora de tu cuerpo. 


No te pierdas la oportunidad de probar este método terapéutico en tu propio cuerpo, porque no encontrarás nada ni remotamente parecido en otro sitio.

Y no importa desde dónde comiences. Este programa puede ser realizado por casi cualquier persona. Recuerda, todo comienza con el mismo sorprendente estiramiento y la rutina de 10 minutos con la que yo comencé cuando apenas si podía moverme.

Estas series se basan en la más reciente investigación sobre dolor, kinesiología y ciencia de los ejercicios, y ha sido específicamente diseñada para ser fácil y muy disfrutable para cualquier persona. ¡De hecho, muchos de mis clientes dicen que hacer este programa es la mejor parte de sus días!


Puedes imaginar cuán libre te sentirás cuando tomes el control de tu salud y de tu cuerpo nuevamente, ¡y cuando notes que lo tienes todo bajo control!


Mira: no mereces tener dolor. Por favor, deja de creer en la mentira que dice que el dolor es sólo parte del envejecimiento.



Con el programa ​De Vuelta a la Vida podrás detener la fuente de tu dolor, y ya no tendrás que acongojarte cuando el dolor amenace con atacar.

Ya puedes dejar de malgastar tu preciado tiempo y dinero en píldoras y tratamientos que sólo atienden los síntomas, son corregir el problema.


Porque, aunque te den un alivio temporal a tu dolor, tu cuerpo sigue siendo atacado por el trauma Repetitivo y esas fallas siguen y siguen empeorando.


Y el daño va haciéndose más y más duro de solucionar.


¡Este es el momento de ponerte en acción!


Este programa exclusivo es mucho más fácil de lo que esperas.


Aprenderás los más efectivos movimientos fortalecedores del núcleo que puedes hacer en cualquier momento, ¡sin sudar ni una gota!



Verás las técnicas precisas que liberan los músculos tensos y alivian el dolor de inmediato.


Y te encantará el sorprendente estiramiento que puede aliviar el dolor de ciática sin cirugía.

Ya puedes ver claramente por qué el programa ​De Vuelta a la Vida es tan particular y diferente.


Atiende la raíz del problema. Devuelve a tu vida el apoyo y el equilibrio. Te convierte en una máquina bien aceitada – protegida de futuras rupturas.

 

Ya puedes imaginarte cómo te sentirás al volver a jugar con tus hijos o tus nietos, regresar a los pasatiempos que antes amabas, o viajar con tu pareja.

Y todo sin preocuparte por la tensión que puedas estar causando a tu espalda. 



Verás cómo tu cuerpo vuelve a la vida, redescubriendo la energía de tu juventud. Tendrás el apoyo de un núcleo fuerte, y una postura erguida y sin esfuerzo que nace de eso.


Cada articulación en tu cuerpo te agradecerá que retomes la estabilidad en tus caderas y en tu columna-la fundación de tu salud y tu fortaleza.


Cuando registres tu información tendrás ACCESO INSTANTÁNEO para descargar o ver en transmisión el programa completo por video de ​De Vuelta a la Vida en tu ordenador, Smartphone o Tablet.

No necesitas esperar que lleguen envíos, podrás comenzar en sólo minutos, y tenerlo todo en la punta de tus dedos, donde sea que lo necesites.


Y eso no es todo, Sólo por hoy, por un tiempo limitado, tengo un obsequio especial para ti. Porque se que si has vivido con un dolor por largo tiempo, querrás acceder al sistema donde quiera que lo necesites.

También he decidido agregar el Manual De Compañía de ​De Vuelta a La Vida ​sin ningún costo adicional.


Este útil manual te mostrará los mismos movimientos terapéuticos saludables para la espalda, con fotografías instructivas a todo color, en un formato fácil de seguir.


La mayoría de las personas ama este útil manual, porque les da una guía extra y las ventajas del asesoramiento que recibirías de un instructor personal, donde sea que estén… sin tener que pagar un brazo y una pierna.


De hecho, hoy no te costará absolutamente nada.


Después de leer esta información has aprendido que simples actividades cotidianas pueden causar estragos en tu espalda. Pero las buenas noticias son que hay herramientas y trucos simples que puedes usar a lo largo del día, para protegerte y revertir los daños. Estos trucos fáciles pueden cambiarlo todo en lo que respecta a la salud de tu espalda.

Quiero que tengas el camino más fácil posible para una vida sin dolor, y es importante para mí que estos simples consejos estén incluidos en tu programa hoy.

Es por eso que si has decidido que estás listo para ​De Vuelta a La Vida, incluiré la Lista de Verificación Para Una Espalda Saludable completamente gratis, sólo por hoy.


Esto me parece algo alto, pero me recordaron que es menos que el costo de una sesión de entrenamiento personal, y no es nada en comparación a los costos durante meses en citas con el quiropráctico o drogas para el dolor.



Y sí, se que muchos pagarán gustosamente ese dinero para encontrar alivio. Ciertamente yo pagué mucho más que eso cuando tenía dolor.


Pero también se que, por ese precio, muchas personas podrían quedarse afuera de todo esto, y no podría sentirme en paz sabiendo que he dejado a alguien sintiendo dolor.

      Así que le dije que no a la cadena de fitness de ganancias...

       ...Es por eso que le digo NO a cobrar casi cien dólares por este programa.


Este programa me salvó de perder la vida que amo. Me ha mantenido saludable, feliz y libre de dolor por ya casi una década. Y en verdad creo que, sin él, no sería la mamá de dos hermosos niños, como lo soy ahora.


Me siento bendecida en poder compartir contigo este asombroso programa.


Es por eso que, sólo por hoy, he decidido cobrar tan poco como me es posible, pudiendo mantener este video activo para poder llegar a más personas como tú.


En verdad, tu compra de hoy significa que tú también estarás devolviendo el favor al permitir que esta información siga activa y circulando por internet, para la próxima persona que la necesite.


Así que no te cobraré ni siquiera la mitad del precio recomendado.


Hoy podrás tener la serie completa de ​De Vuelta a la Vida y los dos obsequios especiales GRATIS por un único pago de sólo 

$67 $37.

Así es, por menos del costo de la mayoría de los co-seguros podrás volver a tomar el control de tu salud, de tu cuerpo y de tu tiempo.


Probablemente ya hayas probado cada programa, artefacto y píldora, y nada funcionó de la manera en la que hubieras querido que lo hiciera. Yo también he pasado por eso, y desearía poder recuperar el tiempo y el dinero que perdí por ello.



Es por eso que en verdad quiero darte la oportunidad de probar este programa por dos meses completos, absolutamente sin riesgo.



Así que estoy respaldando este programa con una garantía de 60 días de devolución del 100% de tu dinero.


Consérvalo, pruébalo por 60 días completos. Y, si no estás feliz por cualquier razón, te devolveré tu dinero.

¡Sin preguntas!

No encontrarás a ningún entrenador personal, quiropráctico o doctor que te de una garantía como esta.

No tienes absolutamente ningún riesgo. El único riesgo que tienes es el de abandonar esta página sin recibir las herramientas que necesitas para corregir tus fallas y protegerte del Trauma Repetitivo.

Los momentos más preciados de la vida se pasan demasiado rápido, y no hay razón para permitir que el dolor te prive de tener la vida alegre que mereces. Sé el alto costo que el dolor puede tener en tu vida, y tu alivio y tu paz mental simplemente no tienen precio.


Cuando hagas clic en el enlace seguro de abajo tendrás ACCESO INSTANTÁNEO a todo el sistema ​De Vuelta a la Vida en tu ordenador, Smartphone o Tablet.

$67 $37


Estamos a punto de llegar al final de esta carta y ansío saber de ti, ¡y conocer tu experiencia con el programa ​De Vuelta a la Vida. Pero antes, si tienes preguntas, aquí hay algunas respuestas para ti:


P: ¿Qué si soy débil, o no soy demasiado flexible?


Respuesta: No te preocupes, cada movimiento de este programa funciona en distintos cuerpos. Tendrás diferentes niveles y modificaciones para trabajar. Este no es un loco programa sudoroso y complicado,es un método terapéutico que tonificó mi cuerpo y alivió mi dolor de espalda cuando apenas si podía
moverme.


P: ¿Esto funciona en hombres y en mujeres por igual?


Respuesta: Sí, especialmente en hombres y mujeres de cuarenta o más años de edad. Ambos experimentarán los resultados tonificadores y fortalecedores en sus vientres. Pero las mujeres tienden a notar un efecto tonificador algo más pronunciado en sus caderas y muslos, también.

 

P: Tengo más de 60 años, ¿puedo seguir este programa?


Respuesta: ¡Absolutamente! Cada fase de este programa tiene múltiples niveles y modificaciones, así que no importa qué edad tengas o en qué condición física estés. Tendrás beneficios a cualquier edad.


P: ¿Y qué pasa si lo pruebo y no funciona para mí?


Respuesta: Tengo plena confianza en que verás y sentirás resultados rápidos con este programa, tanta que te daré un reembolso del 100% de tu paso dentro de los 60 días a parir de tu compra si eso te sucediera.


P: ¿Cuánto tiempo estará disponible este programa para su compra?


Respuesta: Esa es la parte difícil, me han dado la oportunidad de hacer esta oferta sólo por tiempo limitado, y no estará online para siempre. La mejor manera de garantizar tu acceso es dar clic o tocar el botón de abajo, y asegurar tu copia de este programa, completamente sin riesgos por 60 días.


Ahora, antes de despedirme quiero que sepas que, una vez que compres ​De Vuelta a la Vida, te acompañaré a cada paso de tu camino guiándote en cada movimiento y ayudándote a aprovechar al máximo el programa.

Nada me gusta más que trabajar con las personas para que nadie tenga que pasar por lo que pasé yo. 

Espero saber de tu experiencia de destrabar la salud natural de tu cuerpo y tus energías, tu vitalidad y tu fuerza, y experimentes ¡Todo de lo que es capaz!


$67 $37

Copyright 2018 & Más, Lark Wellness LLC.

ClickBank es un comerciante minorista de este producto. CLICKBANK es una marca registrada de la Corporación Click Sales, una sociedad Delaware, previa autorización. Dicha corporación se encuentra en la calle Lusk Sur No. 917, Suite 200, Boise Idaho, 83706, EUA. La función de ClickBank como comerciante minorista no constituye respaldo, aval o verificación de este producto o de cualquier testimonio promocional u opinión que se utilice en la promoción de este producto.